En plena Zona Centro de la comunidad de La Aldea, desde el fin de semana habitantes padecen los malos olores provocados por una fuga de aguas negras.
Sobre la calle Refugio Ríos se realizan obras de remoción del pavimento, de las cuales emanan los fluidos del drenaje sanitario hacia la calle principal denominada Cándido Navarro.
“Ya no soportamos el olor. A todos los negocios de aquí nos está afectando”, dicen vecinos de la zona, quienes aseguran que solicitaron ya la intervención del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Silao (Sapas) y no han recibido respuesta.
La calle Cándido Navarro o también ubicada como carretera estatal Silao-Romita, es la más transitada de La Aldea, la comunidad más grande del municipio. Al 2010 según el conteo del Inegi, albergaba a más de 6 mil habitantes.
Los pobladores caminan por la calle para realizar consumos en la panadería, tortillería, carnicería y farmacia que ahí se encuentran.
La situación afecta además a quienes por cuestión de trabajo, consumo o educación, utilizan el transporte público para viajar a ciudades como Silao y Romita.
A escasos 35 metros se encuentra el templo del Señor de los Trabajos, a donde diariamente acuden decenas de personas.
La problemática inicio el pasado sábado 7 de enero y se intensificó este miércoles. Los rayos del sol intensifican los malos olores.
Las viviendas aledañas enfrentan además problemas de drenaje sanitario, pues se suscitan brotes de aguas negras en las coladeras y excusados.