Uno de los momentos más relajantes para cualquier mujer es cuando está a costada en la arena sintiendo que el sol la abraza con su calor y cubre su piel con un color dorado, sensual y hermoso. Así es, amamos broncearnos y todo el ritual que hay alrededor de este acto de reconciliación con nosotras mismas. Pero recuerda, es fundamental que lo hagamos con responsabilidad y tomando las precauciones debidas.

Esta es una excelente recomendación para quienes están por comenzar sus vacaciones, y es importante tomarlos en cuenta para que nuestra piel no sufra algún tipo de daño.

Es por eso, que a continuación, les proporcionamos consejos de cómo debemos cuidar nuestra piel antes y después de tomar el sol.