Cuántas veces hemos escuchado las frases: “estoy en espera de mi media naranja” o “yo sé que encontraré a mí otra mitad”.
Cuando queremos idealizar a la persona ideal, por lo regular nos llevamos la peor de las decepciones, ya que “la media naranja” es sólo una frase hecha de una metáfora, el encontrar al ideal, a la pareja que tanto se espera, es una tarea que se tiene que construir, porque nunca existirá el hombre o la mujer perfecta, solamente se encontrara a una persona con defectos y virtudes que con el día a día, construirán su propia relación.
Para Mireya Lozano, académica del Departamento de Ciencias Sociales y Humanidades de la Ibero León, este ideal dista mucho de lo que en realidad se vive. Ella aconseja buscar a la persona con la se pueda establecer un vínculo amoroso, con la siempre haya comunicación y comprensión.

En busca del ideal
“Desde su perspectiva la idea de la “media naranja” no existe, creo que es algo que nosotros lo hemos creado, desde ahí debemos plantearnos que el ser humano desde que nace tiene un sentimiento de incumplitud, que es natural, ya que todos los seres humanos siempre sentimos que algo nos hace falta (un estilo de vida, un afecto o algo material), tendemos a irnos a lo que la mercadotecnia nos vende (relaciones perfectas, muy idealizadas) y que nos lleva a creer que hay alguien que nos va a completar, pero eso es definitivamente es un error, ya solo nos lleva a una relación totalmente codependiente, es decir, que ponemos en manos nuestra felicidad y estabilidad a partir de que yo me complete, la queremos depositar a la pareja: Que me haga feliz, que me dé seguridad económica, que me haga sentir aceptada y reconocida, que me dé la autoestima de la que yo no soy capaz de tener”, comentó la especialista.

La codependencia hay en hombre y mujer
“La mujer tiene una manera de vivir la codependencia distinta a la del hombre, las mujeres estamos en esta relación de codependencia más desde la sumisión, victimización o el servir; el hombre quiere vivir esa codependencia con el querer proteger a la mujer con darle lo que necesita a los hijos a la pareja hasta sexualmente y en ocasiones hasta en términos de control, mientras que la mujer idealiza a la media naranja, ellos buscan encontrar a la mujer que los ayude a sentir esa superioridad. En lo cotidiano no podemos ver en que tanto queremos depender de otros o queremos que otros dependan de nosotros para que nuestra vida tenga sentido, lo más sano es ir construyendo nuestra felicidad bajo nuestra responsabilidad, no esperar a que llegue el “príncipe azul” para alcanzar este estado de ánimo, el ser responsables, también incluye tomar nuestras propias decisiones, con quien me vinculo y con quien no, que estoy dispuesta a recibir de la otra persona y que no estos dispuesta recibir, y es por eso que se siempre pensamos que el otro me lástima, no me da, pero no asumimos la parte que nos corresponde en esa relación”, enfatizo.

Lo mejor: encontrar a la persona que te deje ser tú misma o mismo
“Si seguimos con ese esquema de la media naranja, vamos a entorpecer la posibilidad de encontrarme con alguien; lo más conveniente es encontrar a la persona que permita dejarte ser quien eres (plena con tu familia, tus amigos, etc.) y viceversa, en ese sentido, podría asemejarse el haber encontrado esa media naranja, porque es la persona que me acepta como soy (con mis defectos y cualidades), que es honesta, que con cariño me hace notar mis área de oportunidad, que es leal a los compromisos establecidos, a la persona de la que no dependo, ni el de mí, no soy una carga, si no es una compañía. Si aún hay que personas que creen haber encontrado a la media naranja, insisto, es perseguir un ideal que no existe, que le pone etiquetas forzadas a una persona y que no se trata de eso, primero que nada es tener una autoaceptación, es tener una liberación de mis propios prejuicios y carencias, para no depositarlas en el otro. Yo invito a las parejas, a que construyan su propia relación, porque a veces la queremos moldear a lo que digan los familiares y amigos, hay que irla creando día con día, a establecer siempre un dialogo, una comunicación constante”, finalizó.