Entre una gran incertidumbre por la falta de acuerdos y ruptura de la Asamblea de la Liga Mexicana de Beisbol, en riesgo de no llevarse a cabo este año, el presidente de los Bravos de León, Mauricio Martínez, dejo en claro una cosa: la ciudad tendrá beisbol.
Esto pese a los diferentes desplantes e invalidez de la reunión de ayer, donde se avanzaría en el calendario de juegos y el tema de los pochos.
Pero entonces, el grupo que lideran Diablos, Tigres, Guerreros, Sultanes, Olmecas y Delfines salieron con que querían otras condiciones, entre ellas la revocación de los Bravos, apoyados por el presidente, Plinio Escalante.
“Hay dos grupos, unos están pugnando porque haya un número limitado de pochos y otro que quiere sea libre, es un tema que los rebasó, se levantaron, se salieron y quien sabe que pueda pasar con la liga”, dijo.

SOSTIENE INVALIDEZ
Sin embargo, Martínez sostuvo que los acuerdos realizados no tienen ninguna validez, puesto que no hubo presidente, de quien se pidió su destitución, ni Consejo.
El asunto va al grado de poner en riesgo la propia Liga, lo que en palabras de Martínez, no es impedimento para seguir trabajando en León con la opción de irse al otro gran circuito de beisbol en México.
“Lo hablé con Arturo Blanco, es socio de Charros de Jalisco y no nos queremos adelantar pero sí está esa opción, antes de hablar con la Liga Mexicana, nos habíamos acercado con la Liga del Pacífico”.
“Omar Cañizares lo vio con muy buenos ojos y la verdad es que como comenté muchos dueños de equipos quisieran tener en sus filas a un socio como Potosinos Express”.
“Vamos a seguir trabajando porque sabemos que vamos a jugar beisbol en León este año”, insistió.

ENFOCADOS
Pese a eso, la decisión se daría una vez se confirme la ausencia de Bravos en la temporada 2017 de la MLB, que trascendió ayer en los portavoces del grupo que quiere fuera a Escalante.
“No quiero pensar en eso, nos hemos enfocado en esto porque queremos jugar en liga Mexicana, es un campeonato más largo y León está para tener una liga de 6 o 7 meses no una de 2 meses, estamos enfocados y seguir para adelante sin parar al margen de lo que suceda”.
“Es triste lo que está pasando, nos tocó un momento de turbulencia a Bravos pero no es la única opción, León puede estar en cualquier liga”, agregó.
Por eso, temas como el deportivo, para el que ya tienen mánager y cuerpo técnico, queda parado hasta nuevo aviso.
Lo que a Martínez lo deja tranquilo, es que han cumplido en tiempo y forma con el proceso de la nueva franquicia.
“Se están haciendo las cosas como se deben hacer, esa parte estamos muy tranquilo porque hemos cumplido en tiempo y forma, me pidieron que trajera a mi socio, vino, hoy entró a la Asamblea, León no le falta ni un solo requisito, ni uno solo”, finalizó.