La causa que pretendía ser ejemplar por parte de las autoridades municipales y ministeriales contra el vandalismo, daños y saqueo del 4 de enero en el centro comercial de Walmart, se cayó una vez expuesto a la autoridad judicial.

En el caso de diez imputados de robo calificado y daños causados en pandilla, nueve de diez detenidos fueron liberados sin vinculación a proceso penal y uno sólo quedó vinculado, pero solo por una modalidad agravada de daños, y de todos modos salió en libertad por una omisión ministerial.

Lo anterior, en la causa penal iniciada con la detención de 43 personas, hecha por autoridades municipales en la plaza mencionada, donde Walmart resintió daños en sus cortinas metálicas y banco Santander registró daños en sus cristales, en dos cajeros automáticos y robo de computadoras y otros aparatos.

Esas detenciones fueron anunciadas de inmediato por las autoridades municipales, y luego la Procuraduría anunció el ejercicio de la acción penal contra los 43 detenidos, si bien 23 menores de edad y un adulto habían sido liberados mientras continuaban las investigaciones.

En audiencia a formulación de imputación, el Juez de Control determinó que nueve de los 10 sujetos que entraron en una primera cita fueran liberados y el otro fue vinculado a proceso aunque lo enfrentará en libertad, debido a que el Ministerio Público no logró que el Juez le decretara prisión preventiva y omitió solicitar alguna otra medida cautelar.

En 72 horas se resolverá la situación de otros nueve adultos imputados que pidieron ampliar el plazo constitucional para presentar pruebas a su favor. En el caso de los 23 menores de edad acusados no hay ninguna información sobre el procedimiento que se les ha seguido.