Es el párrafo de una canción de J Adrián Romero; el complemento de ese párrafo es: quiero entenderlo y conocer tu corazón.

No es precisamente una canción romántica y sin embrago puede ayudar a comprender y en particular a saber llamar por su nombre a circunstancias que afectan a nuestro país pero que tienen la explicación a partir de identificar que motiva las decisiones de una persona para hacer el mayor bien posible o el mayor daño posible… si es que esto pueda estar en sus sueños.
Parece un síntoma de nuestra época auto reprimirse y llamarle a ello respeto a la libertad de las personas, cuando en realidad deberíamos llamarle omisión, es decir, conocimiento de los efectos de las decisiones y sin embargo la ” convicción o la conveniencia” de no darse por enterado… porque eso suele involucrarnos y eventualmente obligarnos (en conciencia) a dar una explicación, un punto de vista, una definición…

Pongamos algunos casos para comprender cómo es imposible que engañemos a nuestra conciencia, por más que nos resistimos a llamarse con ese nombre o nos resistimos a definiciones de carácter moral, cuando en realidad es lo que estamos necesitando: reconocer que los actos humanos antes de ser tratados solo como actos jurídicos, requieren ser tratados como actos humanos, es decir, donde el sujeto y el objeto de la acción es un ser humano…

Durante décadas se le ha llamado de manera genérica el sueño americano a la decisión de una persona de abandonar todo para ir en busca de su sustento económico, su crecimiento personal o simplemente su sobrevivencia pero la decisión de unos cuantos y en particular la arbitrariedad de un personaje con poder político ha hecho que el sueño americano hoy sea poder mantener unida a su familia ante el riesgo de una deportación, sin duda que no es el caso de los casi 36 millones de mexicanos en Estados Unidos pero sí de la mitad de ellos; independientemente de su edad, situación migratoria, capacidad económica, etc.

El mismo fenómeno es hoy un gran pretexto para que gobernadores y otros “interesados” en el tema no escatimen en sus discursos cualquier cantidad de mentiras, de demagogia, enviando los mensajes de su compromiso por atender las consecuencias de las deportaciones, cuando en realidad no tienen más que ofrecer que discursos y declaraciones a los medios de comunicación, que nadie cree, que a nadie le importan pero que es como hacer ” lo políticamente correcto”; como si sirviera de algo ante las dimensiones del problema social, familiar, generacional que se está gestando con el fenómeno de deportaciones hacia nuestro país. Problema de dimensiones y consecuencias, por el momento, difícil de describir y sin embargo con una conciencia afectada por el oportunismo de los políticos, termina multiplicando el daño a quienes ya están afectados.

En un segundo caso de dimensiones igualmente graves pero que tienen que ver con la decisión en conciencia de las autoridades en materia de seguridad… por cierto donde es más frecuente la manipulación de la información y la “justificación jurídica”… que no es igual a que se resuelva un problema que afecta a la sociedad: la semana próxima el jefe de la oficina contra las drogas y el delito de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Luigi Mazitelli presentará el informe: ¿ Mafias en México ? Ante el senado de la República. Donde mostrará la capacidad del “crimen organizado” para interactuar con los agentes institucionales, políticos, económicos, sociales… es decir, como se las arreglan los delincuentes para ponerse de acuerdo con gobernantes, empresarios, operadores financieros.

También va a informar cuales son los grupos que tienen “tomadas las plazas”, sus aliados y su capacidad de operación, con información obtenida en fuentes de las propias autoridades mexicanas… ¿será que el agente de Naciones Unidas si tiene información y las autoridades en los Estados de la República no? Pues va a informar como tiene el control por Estados el cartel Jalisco nueva generación. Aparentemente el de mayor presencia en el territorio nacional…cómo funciona la conciencia de las autoridades de estos Estados, Guanajuato entre ellos, para seguir manejando información superficial, cuando se multiplica la cantidad de ejecutados, ajustes de cuentas y otras acciones propias de los delincuentes.

Un tercer caso tiene que ver con las acciones de transparencia, es decir, el índice de gobiernos abiertos del Instituto Nacional de Transparencia. Donde los más rezagados en el acceso a la información son los partidos políticos, los sindicatos y las empresas y fideicomisos gubernamentales, será posible que la cantidad de miles de millones de pesos provenientes de los impuestos de los mexicanos sigan en total opacidad patrocinando las acciones que burlan la vida democrática del país, enriquecen a dirigentes corruptos y les conservan condiciones de poder político que solo daña la armonía en la vida del país cuando se usa el dinero para la compra y manipulación de los votos en los procesos electorales, se tienen autoridades electorales que a conciencia condicionan sus decisiones a la voluntad del poderoso políticamente, sin importar en daño generacional que provocan al país a cambio de ingresar dinero a sus cuentas personales.

Cómo funciona su conciencia al tomar decisiones que deliberadamente afectan a millones de personas, cuando se toman los recursos que resolverían la vida de millones de mexicanos; especialmente los que menos tienen.

La moral y el derecho son material esencialmente diferentes Pero no contrarias, no contradictorias, el objeto material es el mismo, el objeto formal no pero eso no los hace incompatibles, por el contrario.

La ética de los servidores públicos, no es una materia distinta a la ética de los ejecutivos bancarios, los profesores de primaria, los vendedores de conveniencia… todos requerimos de actuar con la conciencia clara de las consecuencias de las decisiones y acciones que se ejercen, sabiendo el bien o el daño que se produce como consecuencia de esas acciones.

De motu propio: ¡felices pascuas de resurrección! Si no hubiera resucitado vana sería nuestra fe.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

presidente@iapguanajuato.org
gmg@gerardomosqueda.com.mx
gerardomosqueda
mosquedagerardo