ACUERDO
Quienes tuvieron en sus manos el acuerdo de acciones para fortalecer la modernización del servicio de transporte público colectivo urbano en ruta fija de León antes de aprobar el alza al pasaje, y que firmaron las autoridades junto con los dueños de las unidades que prestan el servicio a los leoneses, saben que no servirá de nada porque cada que hay ajuste a las tarifas se incluye en la negociación sin que se cumpla.

El documento del acuerdo lo firmaron Daniel Villaseñor Moreno de Transportes Urbanos León 2000 y Transportes Urbanos La Catorceava; Eduardo Dorado Navarro de Línea Centro Estación, Red Integral Optibús, Autobuses Urbanos y Suburbanos de León y Red de Servicios Integrales y de Transporte; Rogelio López Álvarez de Optibús Norte; José Francisco Chávez Rivera de la Línea Centro Garita y Red Optibús Oriente; Leonardo Ruvalcaba Delgado de la Línea Centro Bellavista; Ignacio de Jesús López Muñoz de la Línea Centro Coecillo y Jorge Flores Moreno de Transportes Urbanos y Suburbanos San Juan Bosco.

También aparecen las firmas de Antonio Gutiérrez Gasca de Transportes Urbanos y Suburbanos La Joya; Eduardo Hernández González de Línea de Autobuses Centro Américas-Deportiva; Juan Ortiz Lino de Transportes Urbanos Los Ángeles; Julio León Buzo de Triángulos Dorados de León, Lino Rojas Gutiérrez de Red Optibús Poniente y Fernando García Murguía de Trans León 2000 y Sociedad Integradora del Transporte Público General Francisco Villa.

Por parte el Ayuntamiento lo firmaron Felipe de Jesús López Gómez en su calidad de secretario del Órgano municipal y presidente de la Comisión Mixta Tarifaria; Marco Antonio García Monzón, director general de Gobierno y vocal de la Comisión; Luis Enrique Moreno Cortés, director de Movilidad y secretario de la Comisión; Luis Ernesto Ayala Torres, síndico y presidente de la Comisión del Ayuntamiento; Jesús Vázquez García, regidor y vocal de la Comisión, así como Leopoldo Mora Flores, director de Servicio al Transporte y vocal de la Comisión.

Este acuerdo se deriva del dictamen emitido por la Comisión Mixta Tarifaria y fue firmado el 20 de diciembre y fue uno de los requisitos acordados entre autoridades y concesionarios para lograr la mejora continua del servicio de transporte público y avanzar en el proceso de modernización.

El documento va a obligar a los concesionarios a garantizar la calidad, seguridad, regularidad y continuidad del servicio de transporte público colectivo urbano de la ciudad y contempla entre otros compromisos para los empresarios, realizar inversiones para la cuarta etapa del SIT; la renovación de las flotas convencional y de autobuses articulados; el mantenimiento y la revisión físico-mecánica del transporte; garantizar un mejor servicio de prepago y monitoreo así como cumplir con los planes de operación de las rutas.

Otro de los acuerdos entre autoridades y concesionarios será cumplir con la regla de dispersión de ingresos y va a limitar la evasión de ingresos, corte de ruta, bloqueo de la tecnología de conteo o cobro de pasajeros junto con sanciones a los conductores que den positivo en los exámenes de control de consumo de drogas y alcohol.

Los concesionarios también serán obligados a mejorar la labor de los operadores como son fortalecer el proceso de selección, capacitación y adiestramiento de los conductores; cumplir con horarios, salarios y jornada laboral que no exceda las 48 horas semanales; actualizar la tecnología del equipo de simulación para mejorar el desempeño de los conductores, entre otras acciones.

Para optimizar la red de rutas, los concesionarios serán obligados a garantizar la cobertura del servicio, procurar un equilibrio entre la oferta y la demanda, asignar el tipo de flota según el nivel de demanda e incorporar al menos las rutas exprés a Plaza Mayor-Puerta del Milenio y Santa Rita-Puerta del Milenio. Con la cuarta etapa del SIT tendrán que crear rutas suburbanas integradas.

En materia de seguridad, el acuerdo establece que la autoridad municipal implementará el alumbrado tipo LED en polígonos en desarrollo y polos rurales; se evitará la circulación por carriles exclusivos de las orugas y no permitirá estacionarse en las vías primarias ni en las paradas oficiales del transporte público.

Finalmente, el acuerdo apunta a que se deberá otorgar el transporte público gratuito a los adultos mayores que cumplan con al menos tres de los requisitos que establece el Coneval en materia de pobreza extrema; la renovación del prepago, monitoreo y la seguridad dentro del transporte, la aplicación de incentivos a usuarios frecuentes así como cuando haya baja de precios de los insumos, reservar los recursos para programas en beneficios de los usuarios.

La duda es que el documento no establece con claridad las penalizaciones a los concesionarios si incumplen, ni se incorpora una contraloría social para verificar que las autoridades no sean omisas en la revisión. Lo más lamentable sería que el acuerdo acabe en un escritorio de los burócratas que ayer se veían felices por haber conseguido el aumento para los transportistas, a costas de los bolsillos de los leoneses.

TRAICIÓN
La exalcaldesa de León, Bárbara Botello Santibáñez, fue muy clara en su posicionamiento respecto al aumento a las tarifas de transporte público de la ciudad, al mencionar que fue una traición a los ciudadanos por lo desproporcionado del ajuste.

El jueves temprano estuvo en una conferencia de prensa para dar a conocer un balance de su trabajo como legisladora federal, pero aprovechó para exponer su postura respecto a lo que considera un alza injustificada que solo beneficia a los transportistas y deja indefensos a los leoneses.

En primer lugar, se refirió a los avances que se tenían en materia de transporte público de León, al autorizar el gobierno federal un fondo de 280 millones de pesos para la tercera y cuarta etapa del SIT y que derivaron en una serie de compromisos formales con los transportistas para mejorar el servicio antes de subir el pasaje.

Explicó la forma en que su administración negoció el alza al transporte y el compromiso expresado por los empresarios para otorgar la gratuidad a los adultos mayores, alrededor de 55 mil.

Este sector de la población tenía el beneficio del transporte gratuito pero hace unos días se anunció la eliminación del esquema y la aplicación de otro distinto que solo va a beneficiar a un universo potencial de 5 mil adultos mayores, previa comprobación de que son pobres.

En este punto, hizo énfasis en que la gratuidad era un derecho adquirido por los ciudadanos y que se van a buscar mecanismos legales para la defensa de los adultos mayores, esto contempla incluso la posibilidad de amparos.

Además, agregó que siempre hay presiones de los transportistas por ajustar las tarifas, y si bien reconoció que efectivamente hay un incremento en los costos de operación de la red del transporte público, el nuevo esquema es desproporcionado e injustificado dadas las condiciones económicas y limitaciones que tienen la mayoría de los usuarios del servicio.

Botello Santibáñez cuestionó que las autoridades municipales no hayan establecido ningún beneficio social a los usuarios del transporte público y que la decisión del ajuste, solamente favorezca los bolsillos de los empresarios a costa de la economía familiar.

Resaltó que cuando se ajustaron las tarifas en su administración, el PAN utilizó el tema para desgastar su gobierno, pero que ahora quienes ocupan un cargo público en ese partido no han salido a hacer ningún pronunciamiento como se vio ayer en la Sesión Extraordinaria del Ayuntamiento para defender el punto de vista de los usuarios.

Finalmente, consideró que aparte del costo económico para los usuarios del servicio, la actual administración tendrá que pagar un costo político elevado, pues los ciudadanos no van a perdonar que el gobierno los haya traicionado con el aumento y favorecido a los empresarios transportistas.

La legisladora federal señaló que esta medida será el “acabose” de una administración que empezó mal y que va en camino a la desaprobación de los leoneses antes de que concluya su lapso en el gobierno.

CIERRE
Los leoneses no habían tenido en muchos años un cierre como 2016 y se anticipa una complicada cuesta de enero en 2017 por el alza en las tarifas y servicios públicos como agua, predial, trámites, además de alzas en combustibles y energía eléctrica y de paso con el regalo navideño de las autoridades municipales y transportistas, de un ajuste a la tarifa del transporte público.

Frente a este escenario económico, los trabajadores solamente recibieron un aumento de cuatro pesos en su salario mínimo, se ubicará en 80 pesos diarios, lo que es el anticipo de otra década perdida como en el régimen revolucionario del siglo pasado.

Por si fuera poco, ayer se observó una imagen digna de un país latinoamericano donde escasean los combustibles por la falta de abasto a las gasolineras, previo a la liberación del precio de la gasolina, la cual se incrementaría en alrededor del 15 por ciento, según comentó en entrevista televisiva, el titular de PEMEX, José Antonio González Anaya. Este personaje fue quien ofreció al gobierno del estado, que en 48 horas como máximo se tendría regularizado el abasto para la región centro del país.

Quizás por estos hechos, a los que se agregaron en 2016, escándalos de corrupción en todos los partidos y todos los órdenes de gobierno, es que los ciudadanos ya no creen en los políticos ni en los partidos, y menos cuando se hacen públicos los millonarios aguinaldos y bonos secretos que se otorgan en lo oscurito y hasta los negocios que hacen con amigos y cómplices para saquear el erario público.

El problema es que la inconformidad se ha extendido en diversas capas de la sociedad y las redes sociales dan claros ejemplos de hasta dónde está cansado el ciudadano de tanto abuso de sus gobernantes.

Quiénes tienen la responsabilidad de gobernar deberían reflexionar este fin de año, que aún están a tiempo de corregir su falta de sensibilidad y credibilidad con los ciudadanos, porque la semilla que ahora siembran con sus decisiones equivocadas se puede revertir en 2018, cuando vuelvan a salir a la calle a pedir que voten nuevamente por ellos.

Estimados Lectores, con motivo de las fiestas, la Mirilla hará una breve pausa no sin antes desearles una Feliz Navidad y muy próspero Año Nuevo. Mil gracias por leernos, nos vemos en 2017.