Las papitas, los refrescos, la comida rápida, los cereales azucarados, las carnes procesadas, las palomitas, los saborizantes en polvo para agua, etc., todos estos forman parte de una larga lista de alimentos procesados, los cuales han sido modificados de acuerdo a su estructura original, el consumo en exceso de estos puede llegar a generar grandes daños a nuestro cuerpo, siendo la boca el primer lugar que puede llegar a ser afectado, para saber un poco más de esto contamos nuevamente con la valiosa colaboración del Dr. Ernesto Reyes, odontólogo del Hospital Aranda de la Parra.
“Bienvenidos nuevamente a esta sección SALUD, en esta ocasión hablaremos de un tema que por lo regular pasamos por alto, los alimentos procesados y el peligro que nos genera el exceso de ellos, a quien no nos gusta comernos de vez en cuando unas papitas, un refresquito, las palomitas cuando vamos al cine, todos estos son alimentos procesados, los cuales en exceso pueden ocasionar grandes problemas en nuestro cuerpo, y la primera parte que lo resiente es la boca.
Todos estos alimentos procesados son la base del alimento de las bacterias que se van generando con el exceso de estos, se forman colonias y éstas producen ácido (hay diferentes tipos de ácidos), esto luego provoca la desmineralización de las estructuras de soporte, otro de los desechos que producen las bacterias dentro de todo su metabolismo agraden a las encías, producen inflamación y sangrado de éstas, provocando la perdida de la unión entre la encía y el diente y eso va generando la destrucción del hueso.
Con todo esto no trato de decirte que debes de evitar este tipo de alimentos, más bien que se debe de regular su consumo, trata de evitarlos entre comidas y mucho más si están fuera de tu dieta alimenticia regular.
Para nosotros como especialistas en la higiene bucal, uno de los principales males a los que nos enfrentamos con nuestros pacientes, es el del consumo del cigarro, siendo el principal problema es que esta acción produce una resequedad en la boca, y produce un problema que se llama hiperqueratosis, es decir una encía muy gruesa. La saliva es muy importante para la salud de la boca y de los dientes, ya que ésta tiene algunos efectos antibacterianos, además regula el PH de la boca. Y sumemos a todo esto el hecho de que el humo del cigarro mancha en demasía el los dientes, y pues como sabemos el exceso del consumo de estos puede provocar un cáncer.
Otro de los problemas a los que nos enfrentamos como odontólogos, es cuando el paciente llega y nos damos cuenta que su encía sangra mucho a la hora de lavar sus dientes, esto lo ocasiona la gingivitis, hay dos diagnósticos para esto, o no se están lavando bien o tienen sarro en sus dientes, y aquí regresamos a los alimentos procesados, muchas de las veces este sarro en muchas de las veces lo ocasiona la acumulación de esos pequeños trozos de comida que nuestros dientes no trituran por completo, muchos de ellos se quedan entre nuestros dientes, y volvemos a lo mismo, el problema no es que se queden, es que no los removemos, y por qué, porque no lavamos bien nuestra boca, ya sabemos, tres veces al día, hay que usar hilo dental y enjuague, muchas personas tiene el mal hábito de lavarse solo una vez al día, eso va generando sarro, y este genera gingivitis. El sangrado es el primer síntoma de una encía inflamada”
Por último, un tema muy controversial, pero del cual me atrevo a dar mi punto de vista, el consumo del chicles y/o pastillas de menta como sustituto de la pasta de dientes, hilo dental y/o enjuague bucal, yo en lo personal a mis pacientes no les recomiendo mucho el uso de chicles, aunque existen casos, como con las personas que toman medicamentos que sufren de hipertensión las cuales generan una resequedad, ahí entra el uso recomendable del chicle, ya que este sirve como estimulador de la saliva”.