Al interior del Necaxa saben que no tienen muchas oportunidades de seguir “regalando puntos”, como dijo ayer Jesús Gallegos.
El sudamericano cree en el ascenso de su equipo en cuanto a nivel, encumbrados en la localía este fin de semana.
“Sabemos que no estamos en un escenario de andar regalando puntos, no hemos ganado nada aún, nos quedan 14 puntos para salvarnos pero nuestra meta es eso y meternos en Liguilla de nuevo”, dijo.
Su rival será el León, al que encararán sin reservas y más preocupados en lo que hagan ellos que la visita.
“Tenemos que hacer lo que hicimos el torneo pasado, hacernos fuertes en casa, imponer nuestro ritmo, sabemos que el León tiene buenos jugadores pero tenemos que hacer un partido intenso, tenemos que proponer nuestra idea de juego”, mencionó.

CALIDAD HIDROCÁLIDA
De la lesión que ausentará a Édson Puch, Gallegos ponderó la calidad de sus compañeros, en un plantel que tiene con qué suplirlo.
“Hay más compañeros que lo pueden suplir, es un plantel bastante amplio, todos tienen la calidad para jugar y el que lo haga va a estar al nivel”, dijo.
Finalmente, valoró la vuelta a casa para seguir en el nivel con que terminaron 2015.