El clima fue el ideal y para los socios del Club Loyola, este centro social se convirtió en su mejor opción para disfrutar de estos días de descanso por la Semana Mayor.
Muchos, todavía trabajaron los primeros tres días de esta semana y mejor optaron por quedarse en casa del jueves en adelante y que mejor que aprovecharon los intensos rayos del sol para refrescarse en las albercas de este club y de practicar juegos acuáticos, que fueron adecuados a esta ocasión.
Para estos días, también se organizó un programa de actividades, donde tanto chicos como grandes disfrutaron de las canchas de futbol y de basquetbol, las canchas de tenis y de las áreas verdes donde algunos tomaron una siesta y de esta manera complementar su estancia en este lugar.
Al igual que en los otros clubes deportivos de la ciudad, en el Club Loyola se vivió un gran ambiente familiar, ya que sin duda estos días resultan un excelente pretexto para estrechar los lazos de unión y convivencia.
Los momentos chuscos, pero sobre todo, la diversión fue una constante entre los socios, quienes disfrutaron de cada minuto y de cada hora que permanecieron en este centro deportivo.