La CANACO León y la Secretaría de Seguridad Pública municipal sostendrán una reunión de trabajo para revisar los protocolos de actuación policíaca en las manifestaciones de la semana pasada para diseñar un nuevo mecanismo de comunicación entre autoridades y empresarios.
La semana pasada se registró el cierre de casi 10 mil establecimientos por la ola de pánico contra saqueos en los comercios y una pérdida superior a los 60 millones de pesos, según las estimaciones del organismo privado.
El Presidente de la CANACO León, Víctor Román Flores, ratificó que fueron los policías quienes pasaron con los dueños de los establecimientos para pedirles que cerraran ante la presencia de manifestantes.
Ahora se van a revisar los protocolos que deben ser activados ante cualquier eventualidad y reforzar una campaña de promoción que devuelva los clientes al centro de la ciudad.