La Secretaría de Salud de Guanajuato (SSG) desarrolla una estrategia de reeducación para hombres agresores y mujeres víctimas de violencia, que cuenta con grupos para romper los paradigmas de hombres y mujeres generadores de violencia, por medio de la formación de grupos psico – educativos.
La dependencia da a conocer que éste año, 50 grupos han sido aperturados, para reeducación de mujeres víctimas y 50 grupos más de hombres agresores.
Con un total de 449 asistentes mujeres de primera vez y 430 subsecuentes, se está desarrollando éste programa, mientras que los grupos de hombres con un total de 348 personas de primera vez y 397 subsecuentes, también se suman al trabajo que se está realizando en la entidad.
La Secretaría dio a conocer que en el año 2016, se cerró con 116 grupos de varones, a partir de ahí se generaron 10 mil 610 asistentes en 2 mil 612 sesiones y 108 grupos focalizados en mujeres, con 12 mil 74 participantes en 2 mil 517 sesiones.
Los grupos, están estratégicamente en cuatro municipios prioritarios, que son Guanajuato, León, Celaya y Acámbaro.
Por su parte la Directora de Salud Mental de la SSG, Rosa Elda Villalobos Ugalde explicó que se trabaja en un sistema de igualdad que favorece la perspectiva de género en este caso de salud mental con estrategias bien definidas.
Para hombres generados de violencia se desarrollan programas de sensibilización en polígonos específicos.
Hay 20 psicólogos profesionales entrenados en esta habilidad para trabajar con los grupos que han permitido llegar a la comunidad.
El ingreso de los hombres es voluntario y como tema central se encuentra la salud mental y física del hombre.
Afirmó que acudan los hombres al autocuidado de la salud es un tema que tiene que ver con el constructo social, que hacen que el hombre vea menos por su autocuidado.
Por ello se trabaja en la crianza positiva donde los hombres y mujeres puedan externar sus emociones desde los primeros periodos de la infancia, ya que los principales problemas que aquejan a los hombres por ejemplo, son la presión, son malestares emocionales que deben sacarlo, compartirlo para prevenir que se caiga en una adicción como alcoholismo.