Continúa la sicosis en el municipio; silaoenses temen que el pandillerismo haga de las suyas y se generen actos vandálicos con la excusa de las protestas por el alza al precio de los hidrocarburos. 

Como lo confirmaron representantes locales de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), la tarde de este jueves 5 de enero miles de personas y cientos de comerciantes sufrieron las afectaciones provocadas por la desinformación que fluyó en redes sociales y la mala comunicación entre los ciudadanos. 

Alrededor de las 4 de la tarde de ese día la amenaza a voces de delincuentes que presuntamente se acercaban a la zona centro de la ciudad con armas en mano y generando robos de mercancías, provocó el cierre de cientos de negocios comerciales. 

La cantidad de pillos apenas superó la media decena. Jóvenes de Barrio Nuevo aprovecharon el temor social para hacer de las suyas.

El desfile de Día de Reyes que inició cerca de las 6 de la tarde, reunió a menor cantidad de personas que en 2016. Los padres de familia dudaban en sacar a sus hijos a las calles por temor a ser agredidos o sufrir asaltos. 

Varías rutas de transporte público suspendieron sus viales por la “seguridad de los pasajeros” y las unidades.

Entre los pobladores aún reina el miedo.

 

SE ENCIERRAN ‘A PIEDRA Y LODO’

Para las 3 de la tarde del 6 de enero se habría convocado a través de redes sociales a una protesta en el primer cuadro de la ciudad. No hubo asistencia de la ciudadanía. 

“Es verdad que muchas familias, al menos de mi casa, tenemos miedo de que haya protestas como en León porque han sido fuertes. Han saqueado muchas tiendas y provocan mucho tráfico”, expone Alejará Ríos, madre de tres pequeños. 

Dijo tener temor de que sus hijos regresen a clases este lunes. “Ya no sé cómo nos va a ir ahora que los niños regresen a la escuela. Tenemos que andar en la calle aunque no queramos”. 

“A veces ya ni es cierto todo eso pero co tantas cosas que publican en el ‘Face’ (Facebook), tenemos mucho miedo”, dijo también Rodrigo López, el mayor de cuatro hermanos. 

“También andan mandando muchos audios por el WhatsApp. Ya no sabemos en quién creer”, lamentó. Mientras tanto Silao busca recuperar su tranquilidad. (Karla Silva)